Soy la madre de un  chico que lleva 3 años asistiendo al Club Social de Salut Mental Encenall. La experiencia para él ha sido positiva, tanto en su relación con los demás y en su realización personal.Yo no tengo que obligarlo para que asista todos los días al centro; ya que el personalmente se levanta para ir sin obligarlo. Para él asistir al centro es como si fuera un trabajo y va con ilusión de hacer las actividades que se realizan cada día en el centro.Si no existiera este centro se sentiría muy afectado y sin perspectivas para su realización personal.